Our Services

Asilo

Los inmigrantes quienes están en riesgo de sufrir un daño grave si regresan a sus países pueden reunir los requisitospara el asilo. Nuestra oficina a menudo representa a solicitantes de asilo ante la oficina de los Estados Unidos de Ciudadanía y Servicios de Inmigración y Tribunales de Inmigración. Además de representar a los solicitantes quienes temen un daño debido a sus opiniones políticas, nuestra oficina cuenta con una amplia experiencia en solicitudes basadas en la orientación sexual, identidad de género y la violencia doméstica.

Para reunir los requisitos para el asilo, un inmigrante debe demostrar que él o ella tiene un temor “bien fundado” de recibir un daño muy grave. Una probabilidad de uno de cada diez en recibir un daño es generalmente visto como proporcionar una razón bien fundada para temer a un daño. Si un inmigrante ha sufrido daños graves en el pasado, la ley presume que va a suceder de nuevo. El daño debe ser llevado a cabo por agentes de un gobierno o por personas privadas cuyas acciones el Gobierno no protegerá al inmigrante. El inmigrante debe demostrar que sus características – raza, religión, nacionalidad, opinión política o pertenencia a un grupo social particular – son una razón central por la cual él o ella podría recibir daños.

En general, el inmigrante debe demostrar que no hay un lugar seguro dentro de su propio país en el cual podría reubicarse. Por último, una solicitud de asilo debe ser presentada dentro de un año de haber entrado a los Estados Unidos o antes del 1 de abril de 1998, la cual sea la posterior. Existen excepciones importantes que se aplican a esta regla, por ejemplo, cuando un inmigrante ha sufrido de problemas de salud mental como resultado de un daño pasado o ha habido un cambio reciente de las circunstancias.

Las solicitudes de asilo en general, deben ser presentadas ante DHS para los solicitantes quienes no se encuentren en proceso de deportación. DHS lleva a cabo una entrevista en la Oficina de Asilo ante un oficial especialmente entrenado. Las entrevistas se llevan a cabo por lo general 30 días después del sometimiento de la solicitud. Si la solicitud es aprobada, el inmigrante recibe de inmediato un permiso de trabajo y puede solicitar una tarjeta de residencia un año después. Si la solicitud no es aprobada y el inmigrante carece de estatus legal, será puesto en proceso de deportación. Un Juez de Inmigración puede revisar la solicitud de asilo y tomará una nueva decisión.

Las solicitudes de asilo requieren una amplia documentación y argumentación jurídica. Los abogados de la oficina legal de Robert L. Lewis tienen una amplia experiencia con las solicitudes de asilo ante DHS y las Cortes de Inmigración. Nuestros abogados compasivos pueden ayudarle a que comparta su experiencia y solicite protección del gobierno de los Estados Unidos. Para obtener más información, por favor llame para una cita.