Our Services

Cancelación de Deportación

La ley protege a los inmigrantes cuyos miembros de familia inmediata tienen necesidades especiales o problemas médicos serios, para que no sean deportados. Al ser defendidos en su caso, pueden tener derecho a trabajar con autorización. Si se les aprueba su caso, se les otorga estatus de residente permanente legal. Nuestra oficina ha representado a innumerables inmigrantes en las solicitudes de cancelación de deportación ante el Tribunal de Inmigración de San Francisco y ha obtenido protección de inmigración que promueve el bienestar de sus familias.

La cancelación de deportación es una defensa contra la deportación a disposición de los inmigrantes indocumentados quienes han vivido por un largo tiempo en los Estados Unidos y quienes puedan demostrar que un miembro de la familia con estatus legal sufriría mucho si él o ella fuera deportado. Mientras la aplicación esté pendiente, el solicitante tiene derecho a trabajar con autorización, un número de seguro social y licencia para conducir. Si el inmigrante gana, la deportación se cancela y el inmigrante se convierte en un residente permanente legal.

Para satisfacer los requisitos, el inmigrante debe haber estado físicamente presente en los Estados Unidos durante 10 años antes de ser colocados en un proceso de remoción (deportación). Durante ese tiempo, el inmigrante no debe haber salido de los Estados Unidos por más de 90 días durante cualquier salida o por más de 180 días en total. El inmigrante debe demostrar que él o ella ha sido una persona de “buen carácter moral” durante un período de diez años, y no debe tener ciertos tipos de condenas penales. Él o ella debe tener un padre, cónyuge o hijo (solteros y menores de 21 años de edad) con ciudadanía estadounidense o residencia permanente legal. Finalmente, él o ella debe demostrar que su familiar sufriría una dificultad “excepcional y extremadamente inusual”.

Debido a que la norma para demostrar la dificultad es muy alta, el siemple hecho de vivir en los Estados Unidos por diez años y tener hijos nacidos en los Estados Unidos no es suficiente para ganar. La Junta de Apelaciones de Inmigración, la agencia encargada de la interpretación de las leyes de inmigración, ha encontrado que la intención del Congreso es que la ley debe aplicarse de manera restrictiva. Determinó que un caso fuerte podría involucrar al hijo de un inmigrante quien tiene un problema de salud muy grave o necesidades especiales fuertes en la escuela. Por otro lado, más tarde se aclaró que los casos pueden ser aprobados cuando las circunstancias son menos graves pero que aún crearía un nivel muy alto de dificultad. Por ejemplo, se aprobó el caso de una mujer soltera de México con seis hijos quienes no tenían absolutamente ningún apoyo familiar en México porque sus hermanos y sus padres residían en los EE.UU. legalmente. En ese caso, la Junta determinó que la dificultad económica y familiar severa en los niños cumplían la norma de “dificultades excepcionales y extremadamente inusuales”.

Los inmigrantes cuyos hijos han satisfecho los requisitos para la educación especial sobre la base de una discapacidad específica del aprendizaje, el habla y deterioro del lenguaje u otros identificados en un plan de educación individualizado son muy a menudo fuertes candidatos para la cancelación de deportación y deberían hablar con un abogado sobre sus derechos. Los inmigrantes cuyos hijos tienen necesidades médicas serias que no puedan ser tratadas en el país de la nacionalidad del inmigrante también pueden ser candidatos fuertes. Cada caso es único. A veces un caso es aprobado basado en la totalidad de las circunstancias, tales como una serie de dificultades más pequeñas, que cuando se ve de forma acumulativa alcanza un nivel excepcional. Una consulta con un abogado puede informar a los inmigrantes sobre la probabilidad de prevalecer en una solicitud.

La oficina legal de Robert L. Lewis ha representado a cientos de inmigrantes en las solicitudes de cancelación de deportación en los tribunales de inmigración. Nuestros abogados desarrollan estrategias de juicio convincentes para documentar claramente el impacto que una deportación tendrá en una familia, el trabajo con expertos y llevan a cabo investigaciones independientes en relación a la disponibilidad de recursos de educación especiales y servicios médicos. Si usted piensa que satisface los requisitos, llame a nuestra oficina para una evaluación.