Our Services

Defensa de deportación y apelaciones

Defendemos a inmigrantes quienes enfrentan la deportación de los Estados Unidos por la presencia ilegal, condenas penales u otras razones, a nivel administrativo, de juicio y de apelaciones. Nuestros abogados tienen una sólida reputación por litigar de manera efectiva y compasiva la defensa de deportación.

Tanto los inmigrantes documentados como indocumentados pueden ser acusados de deportación de los Estados Unidos. A un inmigrante se le puede pedir partir voluntariamente de los Estados Unidos -al hacerle admitir que él o ella está presente en la quebrantamiento de la ley. El mismo formulario le permite al inmigrante a solicitar una audiencia ante un Juez de Inmigración para que determine si él o ella pueden permanecer en los Estados Unidos. Los inmigrantes quienes no solicitan una audiencia ante el Juez de Inmigración podrían estar renunciando a derechos legales importantes, como la posibilidad de obtener estatus legal. Los inmigrantes quienes no pueden asistir a su audiencia de deportación probablemente serán deportados en su ausencia y arrestados posteriormente por DHS.

Un Juez de Inmigración es un juez administrativo empleado por el Departamento de Justicia de los Estados Unidos para revisar las acciones del Departamento de Seguridad Nacional de los estados Unidosrelativas a la deportación. La ley reconoce que la deportación es una medida drástica que puede resultar en la pérdida de “todo lo que hace de una vida, digna”. Por esa razón, los inmigrantes tienen muchos derechos que el gobierno está obligado a respetar. Un derecho importante es el requisito que DHS demuestre a través de pruebas claras y convincentes que al inmigrante se le puede deportar. A veces es fácil – por ejemplo, cuando un a inmigrante se le arresta con un pasaporte extranjero que demuestra que su período de estancia ha expirado. En otros casos, como en un complicado caso de deportación criminal que implica a un titular de tarjeta de residencia, el DHS podría no ser capaz de demostrar que se e puede deportar.

Aun si el juez determina que al inmigrante se le pueda deportar, hay defensas disponibles. Una vez que DHS acusa a un inmigrante con posibilidad de deportación, el juez de inmigración tiene jurisdicción sobre la mayoría de las solicitudes por él o ella para estatus migratorio. El juez podrá, bajo determinadas circunstancias denegar la orden de deportación y en su lugar otorgar residencia legal permanente (tarjeta verde) al inmigrante. Durante el curso de los procedimientos del tribunal, muchos inmigrantes satisfacen los requisitos para recibir permisos de trabajo (y más tarde, números de seguro social y licencias para conducir) en función de su solicitud pendiente de estatus legal. La decisión del Juez de Inmigración puede ser apelada ante el Tribunal de Apelaciones de Inmigración, otro tribunal administrativo, cerca de Washington, DC. Una apelación es una solicitud para que un tribunal superior corrija los errores cometidos por un tribunal de primera instancia. En general, las apelaciones se realizan completamente por escrito. El juez o jueces quienes revisan el caso ven las pruebas documentales presentadas en el caso, una transcripción del testimonio y la decisión del juez. Ambos lados del caso tienen la oportunidad de presentar argumentos legales por escrito para explicar por qué sienten que la decisión que se tomó se decidió de forma correcta o incorrecta. En un número muy pequeño de casos, los jueces pueden pedir que los abogados a comparezcan ante ellos personalmente para responder a más preguntas.

Si el Junta de Apelaciones de Inmigración concuerda con un inmigrante, DHS no puede apelar la decisión. Si la Junta concuerda con DHS, un inmigrante puede apelar ante el Tribunal Federal de Apelaciones mediante la presentación de una petición de revisión. Los casos de deportación que surgen de California se revisan por el Tribunal Federal de Apelaciones del Noveno Circuito. Los jueces de los Tribunales de Apelaciones de los Estados Unidos son miembros de la rama judicial quienes son nombrados por el Presidente y sirven de por vida. Consecuentemente, tienen más independencia que los Jueces de Inmigración y miembros de la Junta de Apelaciones de Inmigración. El Tribunal de Apelaciones lleva a cabo un proceso de apelación al igual que el de la Junta – teniendo en cuenta los argumentos legales por escrito de ambas partes y la revisión de las pruebas del expediente. Sin embargo, hay restricciones importantes sobre la autoridad del juez. Por ejemplo, en algunos contextos, los jueces no pueden revisar las sentencias de discreción pero se limitan a revisar cuestiones legales.

Si usted ha sido acusado con deportación, debe contratar inmediatamentea un abogado de inmigración inmediatamente con experiencia para que lo defienda. Los abogados de la oficina legal de Robert L. Lewis son defensores eficaces y dedicados de inmigrantes indocumentados. Para obtener más información, por favor llame para una consulta.